Intercambio de apuestas

Los intercambios de apuestas (o Betting Exchange en inglés) se realizan anónimamente a través de páginas web, donde los apostantes se registran y ofrecen los intercambios.

Para llevar a cabo esta transacción, hay dos modalidades:

  1. En la primera modalidad, o "back", se hacen apuestas exactamente igual que en una casa de apuestas, pero en este caso lo que hacemos es "comprar" una apuesta existente. Si el resultado del evento es el que afirmaba la apuesta comprada, ganamos el dinero apostado multiplicado por la cuota, y si el resultado no es el esperado, perderemos el dinero.
  2. La segunda modalidad, o "lay", es la realmente apasionante de estas webs, es que podemos actuar como una casa de apuestas, ofreciendo cuotas y apuestas a otros usuarios de la web. En este caso, ofrecemos un pronóstico; por ejemplo, que el Real Madrid ganará la Copa del Rey. Los otros usuarios "comprarán" nuestra apuesta, por lo que ganaremos dinero siempre que el Real Madrid no gane la Copa del Rey.
Como en una web de apuestas normal, se pueden ofrecer muchos tipos de apuestas: ganadores a torneos, marcadores, número de goles/puntos marcados por un jugador...

Si queremos probar a hacer intercambios de apuestas con una página que nos dé seguridad, una buena opción es hacerlo en Betfair, considerada una de las páginas más importantes para este tipo de intercambios.

Sólo tendremos que seleccionar el evento y decidir cómo queremos apostar. Para cada opción se nos ofrecerá una cuota y una cantidad de dinero máximo que se puede apostar a esa cuota. Tendremos dos partes: una con la compra de apuestas (back) y otra con la venta de apuestas (lay). Si queremos cambiar la cuota, la apuesta no será válida hasta que algún usuario acepte la apuesta contraria, por lo que es necesario ajustar las cuotas para que sean atractivas.

El intercambio de apuestas tiene puntos positivos y negativos. Entre las ventajas encontramos que las cuotas suelen ser más altas, ya que normalmente se llevan una comisión de un 5% de las ganancias netas, mientras que en las casas de apuestas este porcentaje suele ser del 10%. Por supuesto, la segunda modalidad (la de apostar contra un pronóstico deportivo) es también una ventaja que no nos ofrecen las casas de apuestas.

Entre los inconvenientes destaca que no siempre hay jugadores que estén dispuestos a intercambiar una apuesta, por lo que es posible que no podamos llevar a cabo el intercambio. Esto es todavía más difícil en los deportes minoritarios. Además, resulta un poco más complicado que las casas de apuestas, porque además, en el caso de ofrecer una apuesta, deberemos calcular muy bien qué ofrecemos para poder beneficiarnos de ello. Por último, las apuestas combinadas no están permitidas.


Diccionario y guía para Apuestas Deporivas en internet.